V i S i T a S

viernes, 10 de octubre de 2008

Valencia




Mi relación afectiva con mi querida ciudad no pasa por su mejor momento pero siempre he sentido un gran cariño por ella, digamos cariño que lo de amor queda un poco hortera. Siempre han habido altibajos en este contrato de cariño que firmé con ella al nacer aquí. Junto a cientos de cosas que me reafirman en pensar que es un sitio excelente para vivir, hay otros cientos de cosas que me harían irme a vivir a cualquier otro sitio. En la escuela apenas me enseñaron algo más que nada sobre ella, lo que sé lo aprendí investigando por mi cuenta y aquí debo dar las gracias a Manuel Sanchís Guarner y su excelente y muy recomendable libro: "La ciutat de València". Lo he leído un par de veces y quizás debería volver a hacerlo. Después de cada lectura me gustaba pasarme las tardes recorriendo las calles buscando aquí y allá los lugares mencionados en el libro. Cuando le enseño la ciudad a alguien de fuera, parezco un guía turístico. Muchos valencianos se van a ver ciudades a cientos o miles de kilómetros de aquí, se fotografían junto a sus monumentos y no han mirado detalladamente la Lonja jamás, por citar un ejemplo que clama al cielo. Como siempre el amor también produce dolor, duele ver a una ciudad que debería ser más querida y respetada por sus propios habitantes. Y luego está la cuestión de la propia lengua, en fin, otra gran tristeza que dejaremos para otra ocasión.
Hay una frase generalmente atribuida, por lo visto erróneamente, a un presidente de los EEUU a propósito de un personajillo al que no quiero ni mencionar. La frase en cuestión era: "Puede que sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta", eso me pasa a mí con mi ciudad, aunque en algunos cosas no termine de gustarme, es mi ciudad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Perdona hermano que entre en tu blog para contarte cosas ajenas al mismo. Pero creo que así es más rápido. Siento no haber podido contactar contigo para aprovechar del puente en esta ciudad a la que queremos (por lo que encuentras si urgas en ella) y odiamos a la vez (por lo folklórica y rancia que se empeñan algunos en exportar), pero es que a mi abuela se le ha roto la cadera y nos han crecido los enanos en el circo. Espero que 2.009 sea un año mejor....Un abraç

Cuchillo dijo...

Me alegra saber cosas tuyas, sea por el conducto que sea. Siento lo de tu abuela y estoy contigo en lo de este año, pensaba que el 2007 había sido malo hasta que llegó éste. Un fuerte abrazo y ánimo muchacho.