V i S i T a S

lunes, 15 de diciembre de 2008

1993




Tocaba en Morcillo y Los Rangers y Los ReLevos, por lo visto no era suficiente, y se me ocurrió montar otro grupo para hacer versiones de los temas que siempre me habían gustado. Estaba harto de pelear con material propio, me pasó como a aquel jefe indio con el corazón triste y cansado de tanto luchar. Paco Orozco y el Sr. Marí se apuntaron a la idea, mas estaba el eterno problema del local y del batería y se me ocurrió decírselo al Chino, batero de los Rangers, y éste aceptó. Muchos domingos en mi nueva furgoneta Iveco, nos íbamos Paco Orozco, el sr. Marí y yo a ensayar a un cine de Burriana. Un día tengo que hacer un post sobre los diversos sitios donde he ensayado, será interesante.
Bueno, escogí el nombre de The Dancing Cansinos por Rita Hayworth. ¡Qué puedo decir de Margarita Cansino-Rita Hayworth¡ Cuando de niña bailaba con su padre, Eduardo Cansino, se hacían llamar The Dancing Cansinos y el nombre me parecía genial para un grupo. Además de mezclar inglés y castellano parecía significar, no estoy muy seguro, algo así como los bailarines cansados, que era justo lo que éramos nosotros.
Al cabo de unos pocos meses Paco dejó de venir, siempre tenía cosas que hacer los días de ensayo, estaba enfermo, había quedado, el día anterior había bebido mucho y llegó un momento en que le dijimos que si no podía venir nunca, pues eso, que no viniera nunca. Así que nada cambió, sólo que no le llamábamos para quedar. Es un buen tipo pero lo de ensayar no iba con él.
Nos apuntamos a un concurso de la consellería y nos aceptaron, aún estábamos dentro de la edad, teníamos que actuar en la Vilajoiosa. En mi coche Triumph nos fuimos Quique y yo, recuerdo que llevaba una camisa negra Levi’s, a finales de agosto. Probamos y muy bien, no estaba mal para un trío, al volver de cenar vi a otro de los grupos que había empezado ya, llevaban doble bombo y pasé por detrás del escenario estirando el cuello para ver el mecanismo de pedal que usaba para tocarlo. Estaba oscuro, conocía el camino porque sólo una hora antes había pasado varias veces por allí pero algo había cambiado, habían puesto una cadena a la altura de las rodillas, no la ví. Me caí como un obelisco y me rompí el radio del antebrazo derecho y me saqué el hombro izquierdo. No pudimos dar el concierto, aunque nunca me ha gustado lo de concierto, suena pretencioso, Enrique y el Chino hicieron un tema de Berry con miembros de los otros grupos. Bien, no es que no pudiera tocar, es que estaba completamente inmovilizado y no podía ni rascarme las orejas. En el hospital de la Vilajoiosa sólo se dieron cuento de lo del hombro, de la rotura del codo me enteré ya en Valencia y fui al Hospital General. ¡Qué bien lo pasé como el hombre sin brazos del circo¡ Hasta para encender un cigarrillo necesitaba a Xaro. Ahí se acabó esta primera formación de los Cansinos, de como se retomó el asunto ya escribiré en otra entrada.
En el último ensayo antes de esta actuación el Chino me contó que Morcillo estaba probando con otro guitarra y es que la situación se había deteriorado mucho últimamente. Cuando hablé con Morcillo, éste aprovechó para hacerme entender que era por mis lesiones, que ahora tenía otro guitarra, pero yo ya sabía que había buscado un sustituto antes de aquello. Los últimos meses habían sido malos en nuestra relación y es lógico, pese a que entonces me sentó mal, ahora lo veo natural, quizás el fallo fueron las formas. Con Pepe de Relevos también me enfrié bastante, más que nada por temas monetarios. Me mostré frío como el hielo con él hasta que dejó de llamarme para charlar y luego para todo. La última actuación que hice con Los Relevos fue en la plaza del ayuntamiento de Valencia, durante las fallas de 1994, también tocaba el hermano de Mick Jagger, hicimos unos temas con guitarras acústicas y sin batería. En los grupos, como en las parejas, llega un momento en que es mejor dejarlo correr. Con Los Cuervos desechos, fuera del grupo de Morcillo, los Cansinos en dique seco y en Los Relevos a punto de salir por la puerta trasera, cumplí 30 años.

No hay comentarios: