V i S i T a S

domingo, 26 de abril de 2009

¡ Válvulas ¡





Después de protagonizar y dominar el desarrollo de la electrónica durante muchos años, las válvulas o tubos de vacío parecían haber pasado a la historia con la llegada de los transistores. No pesaban tanto, no se calentaban, ocupaban menos y eran menos delicados. Pero el funcionamiento imperfecto de las válvulas iba a ofrecer su última resistencia en varios terrenos, y contra todo pronóstico, convirtiendo su debilidad en fortaleza, vencerían en varios campos de batalla. El que me interesa aquí es el de los amplificadores de instrumentos eléctricos. No hace falta tener un gran oído, ni ser un técnico en electrónica para percatarse de la gran diferencia que hay entre un ampli de transistores y otro de tubos de vacío. El amplificador en el mundo de la guitarra eléctrica no se limita a aumentar el volumen, aporta el tono final, convirtiéndose en parte del instrumento. Cuando empecé a tocar los amplis de válvulas se dividían en dos grupos: precios inalcanzables o aparatos necesitados de la atención de un técnico experto para una completa reconstrucción. La única opción para un bolsillo con agujeros eran los transistores mosfet, eso sí, añorando la calidez del sonido de los discos que escuchaba. Cuando por fin conseguí comprarme un Vox Ac 30, ¡qué inmenso placer¡ Luego vinieron otros, el Fender Bassman'59, el Gibson GA-15RV, aunque el Vox lo vendí por culpa del transformador de potencia, que era un poco perezoso. Cuando me quedo solo en casa me aprovecho, saco todo el material al comedor y allí, como un ejército dispuesto para la batalla, conecto todo el arsenal. Dos amplificadores en estéreo, además uno de clase A y el otro de clase B, los dos de válvulas. Conecto los efectos y voy cambiando de guitarras y el tiempo no me importa.





lunes, 20 de abril de 2009

Homenaje a Paco Beat


El pasado 4 de abril de 2009 en el Rock Café de Pinedo (Valencia) se celebró una fiesta en honor de Paco Beat. 30 años después de su primer directo con Los Elasticos, viejos amigos compañeros de aventuras y un nutrido elenco de músicos se dieron
cita para rendirle un merecido homenaje. El público tampoco falló y se registró una gran entrada. Por el escenario pasaron The Dancing Cansinos, Pelirrojo Jack de Jack y los Daniel's, Rex Mex de los desaparecidos Cuervos, Marcos Elvis, Pepe y Roque Esteban de Los Relevos, Eva Solaz, Los Renegados y cerraron la noche Los Whisky a Go Go. Pedimos disculpas al resto de músicos que acudieron a la cita y no pudieron tocar por razones de tiempo. Todos pudimos comprobar que Paco Beat sigue conservando el mismo espíritu que le hizo subir a un escenario hace tantos años. Las muestras de afecto no pararon en toda la noche, con dedicatorias y regalos conmemorativos. Tengo que admitir que aquello fue el cielo para mí: había buena música, chicas guapas, cerveza en abundancia y, lo mejor de todo, grandes amigos tributando su afecto a un gran músico y mejor persona. ¿Se puede pedir mas?

martes, 14 de abril de 2009

Sobre Willie Dixon y otros asuntos varios



     Hace un poco más de treinta años no tenías Internet, no había Wikipedia, ni televisión por cable, no había casi nada y, además, no tenías un duro. La radio vomitaba la música del momento y poco era lo que me gustaba. Sin embargo, a pesar de una inmensa mayoría no pareciese darse cuenta, había una música increíble por ahí. Los primeros que me impresionaron hasta dejarme k.o. fueron The Beatles y Elvis Presley pero habías más... De los pocos sitios donde podías ir a investigar eran las tiendas de discos, como Oldies. Había algún programa de Radio 3, estaba la biblioteca, donde leí Historia del Blues que, si no recuerdo mal, escribió Paul Oliver y Awopbopaloobop Alopbamboom de Nick Cohn, también estaba la información contenida en los propios discos. Mi tienda favorita era Oldies, no sólo porque me recordase al primer disco de éxitos que sacaron The Beatles, por cierto, con una portada deliciosa, es que tenían de segunda mano y eran baratos. Íbamos por allí muchas tardes y cuando te comprabas un vinilo, LP, EP o single, te ibas corriendo a casa a escucharlo. Cada nueva adquisición era un objeto precioso de un valor incalculable. Había nombres que se repetían, mirabas y, otra vez, era un tema de W. Dixon. Creo que el primero que me fijé era Little red rooster, luego I just want to make love to you pero también My babe, Back door man o Big boss man. Un día Paco Orozco me puso un tema que había grabado de la radio, era el propio Willie Dixon cantando "La mujer de las piernas largas", impresionante. Luego ibas por ahí altivo y envarado por tu descubrimiento, son las cosas de ser joven, orgulloso porque habías descubierto a un gran compositor mientras otros escuchaban Village People o lo que fuera. Éste es un sitio como cualquier otro para decir que nadie es mejor por gustarle esto o lo otro. Es tan respetable que te gusten Muddy Waters o The Kinks como si te pirran el acid-house o Andy y Lucas. No puedes ir por ahí perdonando vidas sólo porque tienen un gusto diferente. Desde luego, cuando era joven no pensaba así pero he aprendido a ser más tolerante. Al volver a Valencia en un permiso del servicio militar, el Sr. Marí me contó que Paco había discutido con un rocker bajito a propósito de Los Beatles. Era la vieja discusión sobre Rock'n'Roll y Orozco, beatlemaniaco y amante del viejo Rock'n'Roll de los cincuenta, le disparó todos los clásicos que los Fab Four grabaron o tocaron en directo y el otro decía que no, que eran una mierda. Casi se pegan y el Sr. Marí me dijo que vio en peligro a Paco: "Joder era bajito pero qué mala leche tenía". 
     Años más tarde Charly Batero nos presentó a un tipo que estudiaba con él. Nos resultaba extraño, no sabías si reírte o tirarlo al cauce seco del Turia. Repetía todo el rato: "oye chico, oye chico", parecía el Gallo Claudio. Hablando de música te estampaba una retahila interminable de nombres y daba la sensación que los había memorizado de alguna forma pero no los conocía realmente. El caso es que, después de otra de sus listas de artistas, el bueno de Carlos le dice: ¿y Muddy Waters? y aquel sujeto suelta: "muy buenos, muy buenos los Muddy Waters". 
     De vez en cuando, mientras nos tomamos unas cervezas, recordamos anécdotas de estas y nos partimos de la risa. El Ratón se sabe muchas y Serch siempre comenta que le hubiera gustado estar allí, él es mucho más joven. Siempre le respondo lo mismo: ¿para qué? no te perdiste nada. 

domingo, 12 de abril de 2009

Hank Williams & Woody Guthrie





     Cada vez que llega una fiesta me pongo a temblar. No quería hablar de temblores, este cambio de tercio parece de las preguntas del Un, dos, tres, me apetecía escribir algo sobre Hank Williams. Lo conocí a través de Dylan, que cantaba Lost Highway en aquel documental llamado Don't look back y citaba siempre como una de sus más importantes influencias. Antes había escuchado Jambalaya en varias versiones, sin duda, su tema más conocido. Poco a poco fue emergiendo como un gigante de la música popular norteamericana. A finales de los años setenta no era como hoy en día, tenías muy poca información disponible y cada pequeño hallazgo suponía una gran satisfacción. Además de ir siempre justo de dinero, no leías algo sobre Robert Johnson y podías ir a cualquier tienda y comprarte un disco suyo. El caso es que muchos de los tópicos del artista de Rock'n'Roll están en la vida del pobre Hank, precursor y gran figura del country, tantos años después de su muerte. Aunque no es nada del otro mundo me gustó ver Your cheatin' heart, la peli sobre su vida protagonizada por George Hamilton. Algo muy similar me ocurrió con Woody Guthrie, lo conocí igual, y también me gustó la película sobre él, encarnado por David Carradine, hijo del gran actor John Carradine, al que, por cierto, me gustaría dedicarle otro post. No hay forma de centrarse, hablar de Guthrie me lleva a Las uvas de la ira, tremenda novela de John Steinbeck y soberbia recreación en el celuloide de John Ford, ambas figuran entre mis favoritas. En general, incluso cuando son malas, me gusta ver films sobre músicos, hace poco vi la que hicieron sobre Ray Charles y disfruté de lo lindo. Todos estos artistas hacen música para hombres, es mi opinión, claro, por eso a veces no me siento bien tocando cosas como La Caza de Juan & Junior. Aunque lo hago por Sergio y Paco me siento fuera de juego. Es un precioso tema pop, orientado hacía chiquillas de catorce años y eso a mí me queda muy lejos ya. He colgado en Youtube tres vídeos con versiones de Hank Williams Senior y allí me pusieron un comentario que me alegró el día, un tipo me escribió:
     "Beautiful! Hello from New Orleans. I sing my baby boy to sleep with this one. It's a tender song that brings some mist to my eyes. Thank you for posting. I can try to learn it from watching you! Cheers
     Para terminar, antes de pasar directamente a la Historia de la decadencia y caída del Imperio Romano de Gibbon*, que me conozco, copio y pego, no me gusta hacerlo mucho, unas palabras del viejo Dylan sobre Hank;
     "I became aware that in Hank's recorded songs were the archetype rules of poetic songwriting. The architectural forms are like marble pillars and they had to be there. Even his words - all of the syllables are divided up so they make perfect mathematical sense. You can learn alot about the structure of songwriting by listening to his records." - Bob Dylan

*Uno de esos libros que no te cansas de leer.

Los años pasan para todos

     Tenía 17 años y, en la oficina donde trabajaba, conocí a Vicente que estaba al principio de la treintena. Para mí era un vestigio de la edad de piedra. Ahora que, traducido literalmente del inglés, soy 45 años viejo, cuando hablo con alguien de esa edad, sobre los 30, me parece un crío. ¡Cómo cambian las cosas¡ El futuro ya no es una amenaza inconcreta que se cierne en el horizonte, es un país nuevo al que acabas de llegar. De pronto aquello de envejecer con dignidad adquiere todo su significado, algo que parecía que no iba a llegar nunca está ahí, delante de tus mismas narices. Manuel Vicent cuenta que se afeita medio a oscuras,  para no ver lo que el tiempo le ha hecho a su cara,  pero yo siempre he repetido aquello que dijo Groucho: "Mi juventud, puedes quedarte con ella".  No siento la menor nostalgia de ella, el problema, como siempre, es que tampoco me gusta esto de ahora mismo. Nunca estoy conforme con nada. 

     He puesto un par de magníficas fotografías de Ronald Colman, qué gran actor y qué gran porte, al lado de un no menos magnífico descapotable. 


viernes, 10 de abril de 2009

Indignación cherry


Dicen que las manías no las cura nadie, igual tienen razón. Las manías, como las opiniones, se parecen a las orejas en que cada uno tiene las suyas. De las cosas buenas que América ofreció al mundo, no sé si en primera posición pero luchando por ese puesto, el tomate. Hay muchas variedades pero últimamente mi hija se pirra por los cherrys, tomates cereza o de cóctel. Son pequeñitos y revoltosos, menos ácidos y quedan estupendos en la ensalada pero a mí no me gustan. Así que ahora utilizo la palabra inglesa cherry como sinónimo de enano, pijo y chulo. Son cosas de la polisemia. Hay bolsos cherry, cherryviejunas, cherryordenadores, series de tv cherry, cherryamigas, cherryguitarras y cherrybesitos. Esto es cherry y aquello no y así todo el día.
Mi hermana pequeña (cherryhermana)se ha comprado un cherryordenador (pequeño y chulo)y ha contratado la conexión a la red. Le ayudo en sus primeros y vacilantes pasos, mientras lo hago no me deja fumar, arggggg. Bueno, parece que no hay forma de instalar el antivirus que le han ofrecido gratis como parte de la oferta. Llamamos al teléfono de asistencia. Lo primero es hablar con un ordenador: Si tiene un problema de Internet marque el uno, ok, pues ese. Si ha contratado tal oferta, marque el tres, vale, sigamos. Si es cliente nuevo elija una de las siguientes opciones... ya comienzan a tocar las narices. Marcas la tuya, sigue la dichosa máquina; si a su abuela le gustaba Concha Piquer marque el uno, joderrrr. Si le gusta más las berenjenas rellenas que las hamburguesas del Burriquín marque el dos. Al final, después de morderme los nudillos varias veces, consigo hablar con un tipo. Por alguna razón que desconozco siempre son sudamericanos. Le explico el problema y el me pregunta por el sistema operativo, ok, es Windows Vista. Un largo ahhhhhhh y:  "es que con ese sistema no funciona el antivirus que ofrecemos gratis". Mi temperatura corporal alcanza los 96 grados. Indignado le digo que entonces la oferta debería ser: "antivirus gratis siempre que sea éste o aquel sistema operativo". Ni corto ni perezoso ese individuo me suelta que ella debería haberlo preguntado. ¡Qué¡ ¿También debería haber preguntado si la oferta es válida para las valencianas cuyo nombre comience por m? ¿Si pueden acogerse a ella los vecinos de Benicalap con ciclomotor? No hay forma, le diga lo que le diga, contesta siempre lo mismo, que la oferta no incluye a los usuarios de ese sistema operativo y que tenía que haberlo preguntado, es peor que hablar con el ordenador que te atiende primero.  En fin, que me cherry-indigné. 

domingo, 5 de abril de 2009

Fiesta de Paco Beat. (Ya estoy viejuno para estas cosas)










Cargado con la Gretsch White Falcon 7594, el Fender Bassman'59 4-10 y la maleta de aluminio con cables, pedales y demás, salgo del ascensor de mi casa a las 18.25 justo para ver como Serch llega y aparca su furgoneta en la puerta de casa. La jornada ha comenzado, como casi siempre, a las 03.30 horas, sólo interrumpida por un par de horas de siesta. Nos dirigimos a Albal escuchando el CD con las primeras grabaciones de Serch en su nuevo multipistas, le falta añadir bajo y batería, un acertado trabajo de pop en castellano con reminiscencias beat. A ratos en serio pero casi siempre con bromas, nos ponemos al día de las últimas novedades. Llegamos al chalet-vivienda-ensayo-taller de vehículos históricos de Jose-Bruno-Cansino y... la frase que marcará la noche: resulta que un sobrino de Susana, la mujer de Bruno, ha llegado desde Hungría y ella dice: "Llévate al chiquillo, que no bebe y puede conducir a la vuelta". Peti es un chaval de unos veintitantos años que se comunica, cuando habla, con una mezcla de húngaro, castellano, portugués, inglés y varias lenguas más que no logré identificar. Ok muchachos, cargamos el pickup con caja para productos cárnicos de Moisés y nos vamos a Pinedo, siguiendo un atajo por toda l'Horta Sud. Será un atajo pero lo que cuesta llegar, creo que en cualquier momento aparecerá un cartel que ponga Elx 12 kilómetros.
Llegamos al Rock Café, aún no hemos bajado la mitad del equipo y Peti, creo que es Pedro en húngaro, ya va por la segunda cerveza. Por la prueba de sonido van desfilando algunos de los cantantes y grupos invitados de la noche. Cubata en mano Peti está a mi lado, entiendo una palabra de cada tres. No menos de doce personas manipulan los controles del mezclador del equipo, entonces, ¿para qué hemos probado si luego no tendrá nada que ver? Cenamos en el mismo garito, papas, patatas bravas, patatas fritas, patatas hervidas y hamburguesa con Solanum tuberosum. Entre trozo y trozo de este tubérculo originario del altiplano andino Peti sigue con sus cervezas. Eso sí, el café sin patatas y a tocar. Repertorio Cansino, Pelirrojo Jack que canta Mistery Train, Paco "Rexmex" Orozco se marca dos grandes interpretaciones de Los Sirex, Muchacha Bonita y Maldigo mi destino, esta última presentada como "Gintónic de pepino", por lo visto hay una ginebra con aromas de pepino y rosas que, pese al precio, está impresionante, eso afirma constantemente Serch. Marcos Elvis ataca Blue Moon of Kentucky, más repertorio habitual de la banda, me gustaron especialmente Paco Beat, el gran homenajeado, con Traveling man y Serch recreando magistralmente Love potion number nine. Suben los hermanicos Esteban y temas Beatles, buf, impresionante, acabamos, como estaba programado con Eres como una pesadilla. Paco Beat recibe varios regalos por sus 30 años en la música, entre otras cosas, una placa conmemorativa. Es su gran día, se merece esto y mucho más.
Bajamos del escenario, satisfechos y contentos, Peti nos espera bebiendo alcohol, la gente nos felicita, el local está lleno como nunca lo había visto. A mi hermana y su amiga Rita les ha gustado mucho, aunque hemos dicho menos tonterías de las habituales, se echa de menos al Ratón, nada es lo mismo si él no viene. Una viejuna aprovecha para tocarle el culo a Serch mientras su marido les hace una fotografía. Las Pink Ladys bailan en la pista, yo mismo soy el encargado de presentar a Marcos Elvis que se sube a un bafle para comenzar su actuación mientras Rexmex y yo charlamos sobre el espectro de Elvis. Después unos cuantos temas de Los Renegados y, ya no sé ni a qué hora, Los Whisky a Go Go, con memorables versiones de Rock'n'Roll. Apuramos los tickets de bebida, no sé porqué veo el doble de los que hay, y comienza la batalla de desmontar el dichoso equipo. Rosaurio hubiese disfrutado, hay como mil cables tirados por el suelo. Voy detrás de todo el mundo para que se lleve su parte, pero no hay forma, tocar mola pero recoger equipo...
Con la ayuda de algún ayudante espontáneo que, mientra acarrea algún trasto canta aquello de: "cargando instrumentos no se puede triunfar..." por fin llega la hora de pirarse, estoy reventado. El chiquillo que no bebía, el gran Peti, lleva una merluza del tamaño de un piano de cola Steinway & sons. Cogemos el atajo, otra vez, Jose sube las ruedas por la parte central de las rotondas, menos mal que mi equipo va en la furgoneta de Serch o no llega una válvula sana a casa. Le comento a Sergio el consejo-sugerencia que le he formulado a un conocido. Es un chaval casado que tontea con una jovencita y le digo: "yo te diría que no te enmierdes con esa chica pero sé que no me vas a hacer ni caso". Se mea de la risa. Apenas puedo descargar nada, de tanto reírme y con las fuerzas agotadas, me he enganchado de la espalda y tengo que estar postrado, ya estoy viejuno para estas cosas, creo que lo tendré que dejar cualquier día de estos. Peti observa con lascivia un calendario erótico colgado en la pared del ensayo, pone la misma cara que Harpo Marx mirando a las chicas mientras grita: ¡copas, copas, copas¡ Serch y yo volvemos a casa, seguimos riendo hasta que metemos mi material en el ascensor. Infinitas gracias, eres un amigo Sergio y lo demás son tonterías.

"Llevaros al chiquillo que no bebe y así conduce a la vuelta".

FOTOGRAFÍAS CORTESÍA DE REX MEX. 

sábado, 4 de abril de 2009

'cause it's saturday night and I'm feeling fine...



Muchachos, habrá lío. Sábado por la noche, Rock'n'Roll, amigos, cerveza, soparet.. como diría McCartney: Sont des mots qui vont très bien ensemble. Pues nada, ya haré mi particular reporte de la noche, ahora mismo sólo puedo esperar que la suerte nos sonría.

jueves, 2 de abril de 2009

Un viernes
































Para variar salimos a cenar un viernes, que no es lo habitual, vamos al indo-paquistaní. Casi
le pregunto a "Tony", ha adoptado este nombre aquí pero no sé como se llama realmente, si lleva el kirpan debajo de la camisa. Cuando éramos críos resultaba raro ver un extranjero, hoy cualquier patio parece la sede de las Naciones Unidas y, en general, me parece estupendo. Bueno, tenía curiosidad pero no se lo pregunté, por si era una falta de respeto, como dicen en El hombre que pudo reinar: "diferente país, diferentes costumbres". Dimos cuenta de nuestros respectivos platos, siempre pedimos lo mismo. Me gusta el picante y todas mis expectativas se vieron colmadas y aún superadas, después de cenar podía matar un elefante de un morreo. Dido disfruta como nadie, pocas cosas le hacen tan feliz.
Luego me subí a la moto y me fui a ver una obra de teatro, no siempre puedes permitirte el lujo de conocer personalmente al protagonista pero en este caso sí. Me gustó, me reí, fue un rato agradable. La obra era divertida, irreverente y todas esas cosas, no diría iconoclasta, ya que se queda bastante corto. Me hizo gracia cuando hablaba con acento mallorquín y un Rei En Jaume I el Conqueridor que hablaba con acento argentino. En fin, si la ve alguno del PP le da un infarto.Al acabar la obra me saludó: ¡Cabrón, has podido venir¡ Bueno, Ramón Orozco, eres un crack.
Luego me di una vuelta pero empezó a llover y volví a casa, en la moto suelo cantar, aquella noche tatareaba I Forgot to remember to forget.