V i S i T a S

sábado, 9 de mayo de 2009

Falsas biografías. Hoy presentamos: EddiE FaB


     Hijo de un toscano y una irlandesa, Eddie Fabroni fue otro italoamericano que luchaba por sobrevivir en "la pequeña Italia" de Manhattan. Sólo contaba doce años de edad cuando su padre abandonó el hogar familiar en 1942. Aunque la familia siempre dijo que fue a luchar contra los japoneses, la verdad es otra, se estableció en San Francisco y acabó regentando un restaurante.  Allí se cambió el nombre y tuvo otra familia. Eddie no supo nada de él hasta 1969, cuando acudió a una de sus actuaciones para pedirle dinero. 

     Pero no adelantemos acotencimientos, a principos de los años cincuenta el protagonista de esta historia trabajaba como chico para todo en un circo ambulante y empezaba a hacer sus pinitos como cantante.  En cada ciudad a donde le llevaba su precario trabajo, Eddie visitaba una por una todas las pequeñas discográficas que encontraba en el listín telefónico. Dejaba una demo con dos canciones que había grabado con una banda amateur de Wichita Falls, siempre con una gran sonrisa y cuatro excelentes fotografías.  Los coqueteos con las secretarias que le antendían nunca supusieron una ventaja, ya que su imitación de un par de éxitos de Frank Sinatra no gustaron a nadie.  Harto de viajar se estableció en Macon, Georgia, y ya estaba a punto de casarse, obligado por los padres de la menor,  cuando el súbito impacto del rock'n'roll llegó a su vida.  

     Aunque era algo mayor que muchos de los cantantes del nuevo género, Eddie vio una brecha por donde penetrar en el fulgurante universo de las estrellas.  Copiando cada detalle de la actuación de una pequeña estrella local, Slim Jim Harris, un afroamericano alto y delgado que daba taconazos y palmas mientras cantaba dentro de un estrechisimo traje, se presentó en un concurso de nuevos talentos en Los Ángeles.  Para crear su nuevo personaje, había perdido 18 kg., se peinaba hacia atrás como Tony Curtis, y cambió de nombre, ahora era EddiE Fab, ¡y ganó¡. Contactó con Slim, que necesitaba dinero con urgencia,  y le compró algunas de sus canciones por un precio irrisorio, reescribió las letras eliminando gran parte del contenido sexual y entró a grabar su primer single.  Su aparición en American Bandstand al lado de las estrellas del momento catapultó sus discos al número uno de las listas. ¡Por fin los padres podían comprar música moderna no ofensiva¡ Tras dos años de éxitos como: "Dancing granny", "Love games""  o "Your smile is my life" su carrera comenzó a declinar.

     Al faltarle los ingresos, su representante le abandonó, cansado de intentar ocultar sus devaneos con menores de edad. Aunque intentó convertirse en un crooner, mánager o productor de TV, en ningún campo consiguió  éxito alguno, mas una pequeña inversión en una nueva fábrica de componentes electrónicos salvo su economía. Totalmente sepultado en el olvido por la invasión británica, no se supo nada de él hasta finales de los sesenta, cuando saboreó un pequeño comeback en una gira de estrellas de los cincuenta y llego a compartir cartel con Ricky Nelson, Chuck Berry y Little Richard en el Madison Square Garden.   Los años setenta fueron duros para él, convertido en productor de películas porno, se vió involucrado en un asunto de drogas que acabó llevándole a la prisión de Folsom.  El 16 de julio de 1979, tres días después de salir de allí tras haber cumplido su condena, un negro alto y delgado le disparó.  Sus seis hijos de cinco mujeres diferentes heredaron algún dinero que él no consiguió dilapidar en vida.  Aunque la policía sospechaba de Slim Jim Harris, nunca pudo probar que hubiese sido él.

No hay comentarios: