V i S i T a S

viernes, 27 de noviembre de 2009

P L A C E R


Cuentan que Zeus y Hera, dioses supremos del Olimpo, discutían sobre quien obtiene el mayor placer en las relaciones sexuales. Mientras Hera afirmaba rotundamente que era el varón, su esposo estaba empecinado en que ese honor correspondía a las hembras. Así que recurrieron a Tiresias. Éste había nacido hombre pero al separar a dos serpientes que copulaban, se había transformado en mujer. Se había hecho prostituta y nada menos que la mas famosa y cara de toda Grecia. Es fácil adivinar porqué, conocía a la perfección los gustos de los hombres, ya que había sido uno. Siete años más tarde volvió a encontrarse con otras dos serpientes haciendo lo mismo, se ve que las serpientes no hacen otra cosa, las pisó accidentalmente y volvió a ser un hombre. Cuando los dioses consultaron a Tiresias, éste le dio la razón a Zeus y Hera, rabiosa y diosa, lo cegó, ya que dijo: "Si en diez partes divides del amor el placer, una a los hombres va y nueve a la mujer". Para compensar Zeus le dio el don de la adivinación, la profecía y una larga vida que cubrió siete generaciones.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mare deu santa.....¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ ¿es la teua cosina?
Ratón

Anónimo dijo...

Mare deu santa.....¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ ¿es la teua cosina?
Ratón

Cuchillo dijo...

Ya sabía que te iba a gustar Ratón.

Anónimo dijo...

uuuuyyyyyy!!!!estachica esta muy desproporcionada.....jejejeje..