V i S i T a S

lunes, 26 de julio de 2010

¿Engordan Mucho Los Kebab?



Fue el cumpleaños del amigo imaginario, llámale Ramón, por ejemplo, pero sobre todo fue la despedida del Bandido, que parte a la conquista de América. No tengo ninguna foto disponible de esa noche, así que he puesto una de otra salida en la que sólo falta Bruno Cansino para completar el elenco de la noche. Cenamos como reyes pero acabamos en una disco de moda, donde nos miraban como a mendigos. Entre estas dos cosas, hablamos y reímos y repasamos la situación actual de la economía, hábilmente conducidos por la mano experta del Ratón. Al mismo tiempo -¿?¿?¿?¿?- comentamos la posibilidad de mejorar el equipo de The Dancing Cansinos. Sin ser nada del otro mundo, todo fue agradable, especialmente encontrar al Ratón más animado, reencontrarse con los pantalones saltacharcos de Pacobeat, el apetito de Bruno o los puritos y las ganas de divertirse del Bandido. A éste último le deseamos suerte pero a base de todo tipo de chascarrilos. Resumiendo: arroz basmati, pollo al curry, cervezas, kebabs, puritos, gintónics y deseos de éxitos para Serch en Argentina. ¡Suerte muchacho¡

lunes, 19 de julio de 2010

Adiós Rockin' Pauly




Hace unos días me enteré de la muerte de Rockin' Pauly, desaparecido demasiado pronto, como tantos otros. Compartí escenario con él muchas veces, estábamos en aquella época con el mismo manager Los Cuervos y Rock'n'Bordes y ensayábamos muy cerca, y siempre me pareció alguien muy válido. La primera condición de un artista para subir a un escenario es creerse lo que hace y pocos he visto tan convencidos como él; además lo transmitía. En estas tierras ingratas con los músicos su carrera sufrió altibajos pero no entre su público rockabilly, fiel hasta el final. Mientras charlábamos antes de los conciertos, su forma de hablar nos hacía mucha gracia, creo que era madrileño de nacimiento. Así que usaba palabras como chinorri, guil o buga que nos hacían sonreír. De aquellos bolos y de aquellas charlas nació mi amistad con Paco Seguí, al que se puede ver muy joven en este vídeo de una de mis canciones favoritas de Paulino, Dios de mí se olvidó. Un tema que puede gustar a cualquiera, sin tener que ser fanático del rockabilly. En general les faltó algo de suerte o quizás vivir en la meseta.
Adiós Rockin' Pauly, con tus defectos y virtudes eras inolvidable.

miércoles, 7 de julio de 2010

Persecución hasta Valencia



Me encantaría ver esta película, a pesar de que debe ser mala como ella sola. ¿El motivo?mi padre hacía de extra, de camarero exactamente, estaría genial verlo, aunque fuese por unos instantes, tal y como era con 37 años, ya que el film es de 1968. Si alguien la localiza, que avise por favor.

martes, 6 de julio de 2010

Dentista



Ayer fui al dentista, una cosa más en la larga lista de cosas que tienes que hacer sin encontrar las ganas por ningún sitio. Abrí la boca durante una hora y me tragué un sermón del monte, aunque tengo que darles la razón, es en bien mío. Recuerdo a Dustin Hoffman en Marathon man y pienso: ¡Por lo menos a él no le ponían a Alejandro Sanz¡

lunes, 5 de julio de 2010

K7



Buscando aquel latiguillo que al final encontré pero herido de muerte, me topé con cajas, cajones, bolsas y otros sistemas sencillos de almacenaje llenos de cassettes o casetes, también llamados musicassettes. Su valor es cero y ocupan sitio pero aún tengo varios reproductores y, por ahora, no pienso tirarlos. Recuerdo leer que en Philips se presentaron diversos prototipos para un cartucho con cinta magnética que sirviera para grabar y reproducir sonidos y, al final, entre el K1, K2, K3, etc, se quedaron con el K7. Era un sistema económico, relativamente sencillo que, aunque daba bastantes problemas, tenía su aquel, como diría el otro. Al principio lo ignorabas todo, como en todo, pero luego te convertías en un pequeño experto en arreglarlos, modificarlos, aprovecharlos o reciclarlos. Podías grabar sobre cintas originales sólo con poner celo sobre un par de agujeritos cuadrados que tenía debajo, podías cambiar la carcasa quitando cuatro tornillos, cambiar las bobinas, arrancar un par de pestañas para no borrar la música sin querer y así un sin fin de cosas. La posibilidad de hacer tus propias selecciones musicales, copiar discos raros de encontrar o incluso grabar tu propia música, todo lo tenías a tu alcance. Aunque había algo de pirateo, quedaba muy lejos de lo que sucede en la actualidad, parece que no hacía ni la centésima parte del daño que las técnicas de hoy en día hacen a la industria. ¿Quiénes acabaron con él?, pues, la misma industria que lo creó e impuso los CD,s como algo infinitamente mejor. Todo les iba bien hasta que pusieron en manos de los usuarios la posibilidad de grabar CD,s y compartir archivos. Si por una parte te venden cerillas... ¿quien va a pagar para que le den fuego?