V i S i T a S

martes, 24 de mayo de 2011

Despedida De Soltero De Serch



El gran Serch se casa y nos juntamos una cuadrilla de once para despedirlo de su soltería, los Serch's eleven. Quedamos en el indo-paquistaní que desde que se fue Suhkwinder ya no es igual pero allí estábamos, en la parte superior. Si no recuerdo mal asistimos: Paco Morenix, Paco RexMex, Ratón Cabrón, Bruno, Pacobeat, Ernest, Javi, Alex, Fernandito, Serch, evidentemente, y un servidor. Después de una cena copiosa con productos de ultramar, picante incluido, y un par de botellas de cava, pasamos a tomar café a la terraza donde asistimos expectantes a los espectáculos que Serch había contratado. El primero se desarrollaba en la acera de enfrente, donde un chaval bajito había bebido más de lo que su hígado podía filtrar y se encaraba a grito pelado al ciudadano chino que regentaba el negocio. "Fuera tú, fuera tú" gritaba como un poseso y nosotros giramos las sillas para verlo. El gran show llegó en ese momento, Serch había contratado un gato para que cruzara la avenida del puerto en un momento de mucho tráfico, se mascaba la tragedia, peligraba la vida del artista. El gato era profesional pero erró en su cálculo y murió en el intento, fue doloroso verlo, nadie miraba ya al bajito gritón. Un alma caritativa recogió su cuerpo y lo dejo suavemente en el suelo. Fumábamos puritos proporcionados por el Bandido. La acción seguía justo enfrente, tan atentos estábamos a los acontecimientos que el borrachín nos gritó desde el otro lado, pero fue el chino quien se nos acercó para comentarnos la movida. El tipo se había bebido una botella entera de whisky y RexMex preguntó: ¿Quién se la vendió? Aquel chaval cogió su furgoneta y se fue haciendo eses, ¡mare meua quin perill¡ De allí nos fuimos caminando hasta la disco, haciendo travesuras por el camino, como fotografiándonos sobre un foco que estaba en el suelo y nos daba un aspecto fantasmagórico. En la disco se incorporaron Roque y Pepe, los hermanos Esteban, y allí ya fue lo de siempre en esos sitios. Volví a casa con el Ratón que me aseguró que se lo había pasado muy bien. Ok, me fio de su opinión, un abrazo a todos y suerte Serch.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Por supuesto que me lo pasé bien¡¡¡ Nada más hago que contar el chiste de "debo decirte que tengo otra...". ¡¡¡ Felicidades Serch. Y saludos a todos. Ratón.