V i S i T a S

lunes, 14 de mayo de 2012

Ya Están Aquí Los CueRvos

Bueno, entrando en la recta final, ya con ganas de hacer el concierto. Preparando el material para la ocasión y ensayando un par de veces esta semana para que todo suene como debe sonar. La hora de comienzo de la actuación será sobre las 23;15 pero no estaría de más acercarse un poquito antes porque parece que bastante gente piensa acudir y el aforo es limitado. El repertorio podría pertenecer a una actuación de 1988, sea por lo que sea no tocamos ninguna posterior, así que han quedado algunos temas en el tintero de esa última época, no ha dado tiempo a más. Pero no faltarán las viejas canciones clásicas de Los CueRvos, como las seis incluidas en el disco o temas de sus maquetas  como Colgado en la estación o El símbolo de mi amor. También algunos de los retratos de indeseables tales como El rey de la basura, Orgía de picotazos o Toda la sangre huele igual. Nuestro homenaje a Rimbaud que es Sangre en la boca de la estrella o Tristezas de la raya. En este reencuentro con el material córvido, me parece que cada canción es un cortometraje y casi cada uno de un estilo cinematográfico, desde el terror, al cine negro, el western, la crónica social o lo que sea. Habrá algún pequeño homenaje a grupos que nos gustaban mucho como Morcillo, Los Sírex o Los Auténticos, y, por supuesto, un recuerdo al gran Muddy Waters.  Estoy demasiado cerca para opinar con buen criterio pero no me suena a música de los ochenta, la verdad es que tampoco pegaban en su día, me suena más a un rock'n'roll clásico que podría hacerse casi en cualquier momento.  Durante estos tres meses de ensayos he disfrutado de la habillidad y buen hacer de Pacobeat a los tambores, el excelente sonido que el Sr. Marí le saca con los dedos a su bajo, y más ahora que ha adquirido un Ibanez que suena de lujo, de la Rickenbacker y las armonías vocales de Serch o de las prodigiosas lecturas de Rex-Mex de Trompetas mexicanas o Todavía sin nombre, dos temas que borda, la verdad.  Pues nada, allí nos veremos. 

No hay comentarios: