V i S i T a S

jueves, 6 de diciembre de 2012

Gibson Chet Atkins


Días sin escribir por aquí, en este blog de un mudo hablando para sordos, han pasado algunas de esas cosillas de las que cuento por aquí. Como que acompañé a Paco a recoger su guitarra del luthier, gran profesional Tony Fallos, de lo mejorcito de esta parte del mundo. Un día lluvioso, gris y tirando a feo, cogimos el Peugeot rojo de Mr. Seguí y nos fuimos dirección La Pobla Llarga, fumando puritos, por supuesto. Como no vamos todos los meses, búscabamos el cartel que indica la salida. Algún lumbreras de esos que cobran del dinero público no se sabe porqué o para qué debió quitarlo y nos pasamos. Una más del billón de cosas que no entiendo, ese cartelico llevaba ahí décadas, ¿quién fue el listo que lo quitó?   Dimos la vuelta, le llamamos y nos comentó lo del cartel, así como la dirección correcta que debíamos tomar. Bueno, siempre es un placer visitar el taller de un luthier, supongo que la pasión por la música y las guitarras se nota en estas cosas. La guitarra era una preciosa Gibson Chet Atkins Country Gentleman, un ejemplar de esos que hacen que "los dedos se te hagan agua". Después de probarla, comprobar su perfecto estado de revista y tomarnos un café que incluyó la hábil respuesta del camarero sobre el mejor camino para volver a casa, nos depedimos de Tony y enfilamos la carretera. Nos paró la Guardia Civil, por cierto, en un episodio que me recordó una canción que escribí hace muchos años. Paco me dejó la guitarra y he aprovechado para grabar algunos vídeos como éste, una versión instrumental de un tema de Hank Williams Sr.  He usado la guitarra Gibson enchufada en mi amplificador Gibson, aunque uso los altavoces de mi columna Vox, vintage auténtica.  Gracias Paco. 

No hay comentarios: