V i S i T a S

miércoles, 4 de marzo de 2015

El Pupitre De Ringo





Hay una anécdota muy buena de Ringo Starr, que me suele venir a la mente cuando se habla de éxito y fracaso o memoria y olvido y que es una de esas lecciones que la vida te da a través de las vidas de los otros. Ringo fue un niño enfermizo que apenas fue a la escuela y pasó largas temporadas en diversos hospitales. En una de sus salidas se presentó en su antiguo colegio para intentar conseguir algún papel que le pedían en el centro de enseñanza donde quería matricularse. El caso es que no podían recordar que hubiese ido alguna vez allí, no tenían ninguna documentación ni le conocían. Unos pocos años después, en plena fiebre beatlemaniana, ese mismo colegio, cobraba unas monedas por hacerse una foto en el mismo pupitre y con la misma silla que usó el beatle durante el tiempo que estudió allí.... Hay que ver lo que refresca la memoria el éxito.

1 comentario:

antonilópez dijo...

Muy curiosa la anécdota, pero hay que ser tonto para pagar por semejante chorrada. Como bien dices, la memoria a veces tiene esas cosas, según convenga.

Un saludo