V i S i T a S

jueves, 2 de julio de 2015

Anji

                            

Al final, pase lo que pase, siempre acabo tocando la guitarra. Tranquilo o nervioso, triste o alegre, con gato o sin gato, siempre acabo igual. Esta guitarra es una Admira Infante que le regalé a mi hija para enseñarle a tocar, debía tener unos siete u ocho años. Dado que nunca quiso aprender, cosa que me dolió pero debía respetar, un día se la pedí, estaba encima de una estantería cogiendo polvo, el regalo vino de vuelta. Le cambié las cuerdas, estaba puestas para zurdo, como es ella, y la limpié a fondo y ahí está, no suena mal del todo. Es para niños, de escala corta, a Lennon le hubiera gustado... El otro día me puse a tocar y le pedí a Aude que me grabara con el móvil y el gatico Rocky Raccoon, no es que sea gran cosa pero Anji me recuerda mi juventud perdida y disfruto tonteando con el tema con la guitarra. Fue un domingo por la mañana. 

No hay comentarios: