V i S i T a S

domingo, 30 de octubre de 2016

Un vaquero en Halloween

Ayer, sin ir más lejos, se me acerca un tipo en el sitio donde tocamos, acabábamos de montar, y me pregunta: ¿vas así por Halloween, no?. Por supuesto que no, contesto yo, visto así todo el año. Entonces me pidió disculpas por si me había ofendido, contesté que no, que no pasa nada. Llevaba botas con espuelas, camisa negra con punteras plateadas, corbatín de bolo (mi vieja estrella plateada con pedrería negra que me trajo mi querida hermana Concha de EEUU) chaleco de cuero, cinturón negro con hilos cosidos blancos y gran hebilla de Triumph... Sonreí y le dije, te libras porque hoy no he traído la pistola... podía haberle comentado que mis amigos me llaman Cuchillo pero no lo hice. 



miércoles, 26 de octubre de 2016

Al Chucho

Tiene una mirada como de hombre viejo, casi parece que quiere decir mira lo que me han hecho. Ya lo decían en una película, si quieres un amigo cómprate un perro. Aunque sea un perrucho malucho yo lo quiero mucho, es casi mi nieto. Este Al tiene su encanto, aunque sea mil leches, no le hace falta pedigree para hacerse querer. Ayer mi compañero mapache vino por Valencia y andamos durante horas, probando guitarras, saludando conocidos del mundillo musical, con algunas pinceladas sobre la historia de mi ciudad. Pasear por esas calles te traen recuerdos de todo tipo, casi 53 años son muchos años, muchas lecturas, muchas vivencias. 

sábado, 15 de octubre de 2016

Gretsch

Antes de tocar me gusta hacer una foto al equipo, que va cambiando según la actuación donde sea o qué me apetece llevar ese día. Mi vieja Gretsch White Falcon no falla, sigue siendo un lujo tenerla entre mis manos. 

jueves, 13 de octubre de 2016

Adiós al verano por fin.

Hoy casi el primer día que no parece verano, ya tocaba, voy andando hasta el ambulatorio, acompañado por mi madre (quiere hacer una consulta) y echo de menos tener un pañuelo vaquero para la garganta. Una hora y algo esperando mi turno, pensamientos revoloteando, imágenes de los últimos días. A veces tonterías te martirizan pero luego pasa algo que pone todo en su lugar. En los últimos meses un par de músicos de mi edad y de mi ciudad se han marchado. Demasiado jóvenes para irse ya, compartí escenario con esas personas, en una época en que parecía que el futuro iba a abrirse para todos, como algo que siempre nos llevaría a algo mejor. Fue duro ir descubriendo que la vida de los seres humanos no es un ascenso continuo hacia lo bueno, que de una forma cíclica se suben y bajan escalones. Duele ver tantas conquistas, conseguidas con sangre, sudor y lágrimas perderse en una crisis que parece provocada para poner las cosas otra vez en el sitio que estaban hace muchos años. Otra vez en que tu vida parece muy pequeña dentro de los gigantescos problemas de todos los seres humanos. 

lunes, 10 de octubre de 2016

Linimento Sloan

O como lo llamaba mi padre: "El linimento del tío Bigotes". Una especie de panacea universal que casi lo curaba todo. ¡Qué necesario tener algo así a mano para disgustos y berrinches¡ Un bálsamo de Fierabrás o quizás de Galaad que te ayude a superar dolores agudos. Creo que tengo activado algo así en la mente, lo que me mantiene alejado de psicólogos y analistas del cerebro. Aunque necesitas un proceso para superar según qué cosas. También ayuda la guitarra, compañera fiel para alegrías y sinsabores. He visto la foto y me he acordado de mi viejo, no me hace falta mucho para que venga a mi cabeza, como decía Dylan, son tiempos duros, todo el mundo necesita un padre.