V i S i T a S

sábado, 6 de enero de 2018

Un mundo perfecto


Hay una película de 1993 dirigida por Clint Eastwood que se llama así, Un mundo perfecto. En ella un niño no puede celebrar Halloween por las creencias religiosas de sus padres. Cuando la vi por primera vez me hizo gracia, me recordó mi niñez. Ha vuelto de paseo por mi memoria un día como hoy, día de Reyes, porque lo recuerdo como un día triste. Todos los seis de enero bajar a la calle era deprimente, todos los nanos iban por ahí disfrutando y exhibiendo sus regalos, o una parte de ellos, y yo fruncía el ceño y maldecía mi destino. No me importaba gran cosa el resto del año pero ese día era un constante restriego de mi condición de bicho raro, como el papel de lija iba haciendo mella poco a poco en mí. Una vez abandoné la infancia ya no me importó, me hice a mí mismo regalos y no en esa fecha, por supuesto, cualquier día era bueno, ese poso sí que me quedó. He llegado hace un ratico, que diría mi madre, de ensayar en Xirivella con Los Cuervos -formato trío- y está todo dispuesto para la actuación del domingo en Benicassim. Tengo que descansar un poco porque en unas horas me voy a Xàbia a tocar, volveré tarde y mañana madrugar para el siguiente bolo, que es a la hora del vermú. En fin, Viva la República y que disfrutéis de vuestros reyes, vosotros que los tenéis. 

No hay comentarios: