lunes, 15 de enero de 2018

uN FiN De SeMaNa No PeRDiDo








Han sido cuatro días con grandes momentos y no sabía como acometer el reporte. El jueves habíamos quedado a cenar y liarla unos cuantos cuervos/cansinos, el tío Paco se retrasó. Cenamos en un sitio excelente en Calixto III, Gastromántic se llama, unas hamburguesas deliciosas y un trato digno de cliente VIP, yo le había echado el ojo hace meses y me felicitaron por la elección. Conversamos sobre música y recuerdos, conciertos y guitarras, el tío Luis, Serch, el Lagarto y yo mismo, claro. De ahí nos fuimos entre risas y alegrías etílicas a la Edad de Oro pero al llegar allí nos dicen en la puerta que la jamsession se ha suspendido. ¡Piña¡ qué lástima, con las ganas que teníamos de divertirnos... Al batería le han sacado dos muelas y está para el arrastre, un guitarra está desaparecido, el otro se ha enfadado y no va, el bajista ni se sabe... Pero alguien comenta que tiene una guitarra y un ampli en el maletero del coche y ahí sale la fiera que llevo dentro. Muchacho, saca esas cosas de tu coche y la liamos igual. Paco Moon Blues habla con Juanjo y enseguida empiezan a montar la paraeta. En cuanto está listo me pasan la guitarra, un tal Fernando coge su armónica y nos ponemos a tocar blues y temas viejunos. Canto una de las últimas canciones que he hecho, ¿Por qué te fijaste en  mí? la cosa es tan improvisada que tiene gracia. Mientras estoy cantando You're sixteen entra balanceándose el tío Paco y le llamo directamente al escenario para que la cante. Con él al micro nos hacemos temas de Los Lobos, aparece un batería por allí, Ximo,  y Reme le saca cajas de cartón, latas y un par de baquetas y ya tenemos percusión, la gente se parte. Hasta bailé y todo. Con Serch en la "batería" tocamos el Perro verde, nos estamos divirtiendo:



El viernes nos fuimos a El Loco para ver a Serch y Paco Seguí tocar con The Blisters -ambos estuvieron sublimes - el local lleno a reventar y muy buen ambiente, también andaba por allí el tío Luís, Iván, Mario y muchos conocidos. Cuando terminó el concierto nos pasamos por LEDO y había un tributo a The Rolling Stones, Beatles y Stones en una sola noche. Al día siguiente tocaban allí mismo, en LEDO, Los Dalton, grupo de Rockabilly de Vila-real y volvimos por allí. Me vestí para la ocasión, con mi imagen del tiempo de Los Cuervos, de hecho con la misma cazadora de cuero que me compré con 18 años y llevaba en aquella portada. Un momento bonito y entrañable fue cuando uno de los guitarras de Los Dalton dejó de tocar, sacó una caja con un anillo y le pidió la mano a su novia, que estaba haciendo fotos muy profesional, delante de todo el público que aplaudió a rabiar. ¡Qué bonito es el amor¡ Te guardo la cazadora, me dijo Juanjo, aquí estás en tu casa, pasas casi más tiempo tú aquí que yo, me partía de la risa. Saludando a viejos conocidos, charlando de R'n'R, viendo a parejas bailar con gracia, el tío Paco bailando con sus pasos aprendidos en Albacete con atractivas mujeres, está desatado. Bailé y todo. Me lo pasé muy bien. 
Llevabamos cuatro conciertos en tres días pero seguíamos teniendo ganas de salir y el domingo nos fuimos a la Rockin' Paella en el Rockin' Folsom de Beniparrell. Gran ambiente para ver a El Dorado Bops y al final jamsession con muchos músicos del ambiente del R'n'R que pululábamos por allí. Me apunté en la lista para tocar Be Bop A Lu La y Oh boy¡ Me dejaron una preciosa Gretsch  y toqué la primera, sin problemas, aunque no sea mi guitarra y me cueste adaptarme llevo tantos años tocándola y soy tan fan de Cliff Gallup que sin problemas. Lo gracioso sucedió después cuando subí para hacer Oh Boy¡ Quería dedicar un recuerdo a Paco Luna, que había fallecido ese día, una pena pero me dijeron, no toques, canta sólo... ¡Ostras Pedrín¡ en casi cuarenta años que llevo tocando nunca había actuado como cantante solista, sin tocar la guitarra a la vez, pero una vez arriba no te puedes rajar y así lo hice, siempre hay una primera vez, bailé, canté y me divertí, con Buddy Holly no puedo fallar. Conduje yo el coche hasta casa de RexMex y luego me subí al bus hasta Campanar, recordando esos cuatro días de diversión y R'n'R y que me quiten lo bailado. 






No hay comentarios: